| Inicio | Contactar |  
 
Introducción .01
Acciones del Programa Opea .02
Carta de Presentación .03
Entrevista .04
Curriculum .05
Empleo .06
Directorio de Empresas .07
Autoempleo .08
Tipos de Contratos .09
Protección por Desempleo .10
Formación .11
Acceso Usuarios  
 
 
07. Autoempleo
<< volver
08.5 Formas jurídicas y trámites de constitución
0.8.5.1 Introducción

Una vez estudiada la viabilidad de la futura empresa a través del análisis del plan de negocio, es hora de decidir la forma jurídica a adoptar. Hemos de tener en cuenta que de la forma legal que elijamos se derivarán una serie de consecuencias jurídicas, que según el tipo de negocio que pretendamos iniciar, serán ventajosas o limitativas. Para ello, antes de decidirse por una de ellas, es necesario analizar ciertos factores, tales como:
El número de personas que formarán parte del proyecto empresarial
Tipo de actividad a ejercer
Relación que mantendrán los socios entre sí
Responsabilidad de los promotores
Necesidades económicas
Aspectos fiscales

Un dato a tener en cuenta es que las sociedades y empresarios individuales que operen en la Ciudad Autónoma de Melilla tienen una reducción de 50% del IRPF

“La forma jurídica, los impuestos, los contratos… todo eso es lo más fácil”

“Tienes el sentido del riesgo hipertrofiado... lo que pasa es que tú no lo sabes”



Imagen